Suelo radiante

Calefacción suelo radiante: instalación y tipos

Con la bajada de las temperaturas, muchos clientes nos contactan para instalar calefacción en sus empresas de cara al invierno. Y, entre las diferentes opciones disponibles, en Serviclima recomendamos la calefacción por suelo radiante, el sistema más eficiente y confortable del mercado.

Conscientes de que es un sistema que no es conocido por todo el mundo, en este post te vamos a contar todo lo que debes saber sobre el suelo radiante: qué es, cómo se instala y qué tipos existen.

Calefacción suelo radiante: ¿Qué es?

El suelo radiante es un sistema de calefacción que va por debajo del pavimento, mediante una red de tuberías plásticas por las que circula agua caliente por toda la superficie, consiguiendo que el calor vaya desde abajo hacia arriba.

Con este sistema de calefacción, la temperatura ambiente a la altura de los pies es superior a la de la cabeza, lo que hace que sea mucho más confortable y saludable. La calefacción por suelo radiante es el sistema de calefacción más utilizado en países del norte de Europa desde hace más de 40 años.

suelo radiante 3
Instalación de suelo radiante

Ventajas del sistema de calefacción por suelo radiante

Eficiencia energética

La eficiencia energética es la principal ventaja del suelo radiante, pudiendo ofrecer un ahorro de hasta el 30% en el hogar frente a otros sistemas más convencionales, y de hasta el 60% en grandes espacios como naves industriales, locales comerciales…

Y, puede llegar a un ahorro del 75% si se combina con una fuente de energía renovable como la aerotermia. Este es el sistema por el que apostamos en Serviclima, con el objetivo de ofrecer a nuestros clientes la mejor solución de calefacción, y colaborar con la preservación del medio ambiente.

Confort

Al emitir calor desde el suelo, ofrece una sensación de calidez más confortable, con una temperatura más elevada en los pies que en la cabeza. Además, el calor se reparte forma uniforme por todo el espacio, sin que se acumule en una zona concreta como ocurre con los radiadores.

Por otra parte, no genera corrientes de aire caliente, evitando el movimiento del polvo y de suciedad, así como que se reseque el ambiente.

Estética

Al estar integrado bajo el pavimento, es totalmente invisible, permitiendo suprimir los clásicos radiadores, convectores o rejillas en las paredes los sistemas más tradicionales. Lo único necesario será un armario donde se encontrarán los colectores hidráulicos, similar a un armario de electricidad.

Tipos de suelos radiantes

Hay que diferenciar entre el suelo radiante por agua y el suelo radiante eléctrico:

Suelo radiante por agua

El suelo radiante por agua es el sistema más habitual. Como hemos comentado, se basa en un sistema de tuberías bajo el suelo por las que circula agua caliente para calefacción, o fría para refrigeración. Muy eficiente, basta con que el agua alcance una temperatura de entre 35-40 ºC.

Este tipo de suelo radiante puede funcionar con caldera de gas natural, aerotermia, geotermia o cualquier otro sistema que produzca agua caliente. En Serviclima apostamos por la aerotermia, un sistema que proporciona calefacción y refrigeración, gracias a que la bomba aerotérmica es capaz de invertir el procedimiento de generación de calor para generar frío con la subida de las temperaturas.

Suelo radiante eléctrico

El suelo radiante eléctrico utiliza un circuito eléctrico que convierte la energía eléctrica en calor, a través del uso de resistencias calefactoras.

Este circuito puede ser un folio radiante, que es una película flexible que conduce la electricidad y genera calor, o un hilo radiante, que consiste en un cable calefactor que transforma la energía eléctrica en calor.

Recomendado para viviendas nuevas o que se están reformando, cuenta con una ligera desventaja: al conectarse al suministro eléctrico elevará el importe de la factura de la luz.

Instalación del suelo radiante

A continuación, vamos a contar la instalación del suelo radiante paso a paso:

Preparación del terreno

El primer paso es preparar el terreno, limpiándolo y nivelándolo previamente, y posteriormente colocando un film aislante, y una banda perimetral de plástico.

Instalación del equipo de distribución

Una vez el terreno está preparado, se coloca el equipo de distribución a una altura media. Este suele quedar oculto guardado en un armario empotrado, quedando totalmente invisible.

Colocación del panel aislante

El siguiente paso es colocar las placas que permitirán colocar las tuberías a lo largo de toda la superficie. Los diferentes paneles se unen por machihembrado.

Instalación del tubo

Ahora habría que conectar el tubo al equipo de distribución a través de los extremos, colocando juntas de dilatación en los pasos de las puertas.

suelo radiante colector
Un sistema de calefacción ideal para nuevas construcciones

Llenado de la instalación y prueba de presión

En este caso, el objetivo de la prueba de presión es eliminar por completo el riesgo de fugas en los circuitos. La prueba incluye la revisión concienzuda de los tubos.

Vertido del mortero y solado

Tras el vertido de hormigón, se procederá posteriormente al solado.

Equilibrado hidráulico de la instalación

Por último, se realiza el equilibrado hidráulico, necesario para mantener la temperatura del agua en todos los puntos de consumo.

Si estás interesado en este sistema de calefacción para tu negocio, empresa u hogar, en Serviclima apostamos por la combinación de aerotermia y suelos radiantes, que es la mejor solución de calefacción de la actualidad, tanto por eficacia, como por eficiencia y por confort. Contacta con nosotros.   

1280 853 Serviclima