IMG 20200623 134606 scaled

Cumplimiento de la normativa CTE en la ventilación de viviendas

Partiendo de la base de que gran parte de la vida la pasamos en el interior de nuestras casas, contar con una buena ventilación de las viviendas es fundamental para mantenerla libre de virus, combatir las alergias, eliminar el exceso de CO2 acumulado y en definitiva, disfrutar de un buen estado de salud.

A pesar de ello, un estudio del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) asegura que el 58% de las viviendas cuentan con sistemas de ventilación poco saludables para las personas, que mantienen altas tasas de concentración de CO2, que es el principal parámetro para medir la calidad del aire interior, especialmente en estancias como el salón o los dormitorios.

Ante esta situación, en Serviclima vamos a repasar la normativa CTE en la ventilación de viviendas, que recoge las exigencias tanto de calidad del aire interior, que afecta a los sistemas de ventilación de las viviendas y edificios, como de ahorro energético. Dos conceptos que están estrechamente relacionados.

¿Cómo debe ser la ventilación de viviendas según el Código Técnico de la Edificación?

El artículo 13 Parte I del CTE establece las exigencias básicas de salubridad de los edificios, donde la ventilación es fundamental para la higiene, salud y protección del medio ambiente. Una buena ventilación no solo evita que suframos molestias o enfermedades, sino también que nuestras viviendas no se deterioren y perjudiquen a la sostenibilidad del entorno.

Y, una de las exigencias es que los edificios y las viviendas deben disponer de los medios necesarios para ventilarse de forma adecuada, y eliminar los posibles agentes contaminantes que se puedan producir en el interior debido al uso habitual. Esto también afecta a trasteros, almacenes, aparcamientos y garajes.

Para ello, las viviendas deben aportar un caudal de aire exterior suficiente, que sea constante y cuyo valor alcance el valor mínimo establecido.

Por otro lado, los sistemas de ventilación pueden ser híbridos o mecánicos, mientras que en los trasteros y almacenes se incluye también la ventilación natural. En aparcamientos y garajes la ventilación podrá ser natural o mecánica.

Normativa del CTE para la ventilación de una vivienda unifamiliar

Al construir una vivienda unifamiliar, el proyecto de ejecución tiene que precisar y explicar las especificaciones técnicas que deben cumplir los productos utilizados, así como las condiciones de realización de cada unidad de la obra.

En cuanto a la construcción, la obra debe realizarse cumpliendo con el proyecto realizado y ajustado a la legislación vigente y aplicable, a las normas de la buena praxis constructiva y a las instrucciones aportadas por el director de obra y por el director de la ejecución de la misma.

Dicho esto, a continuación, mostramos las especificaciones para cumplir con la normativa CTE en la ventilación de una vivienda unifamiliar, tal y como indica en la tabla 2.1 del HS 3 Calidad de aire interior:

Caudal mínimo: (para ventilación de caudal constante en locales húmedos)

  • Locales secos:
    • 0 ó 1 Dormitorios: 8 l/s
      • Dormitorios adicionales: 4 l/s
    • Salas de estar y comedores: 6 / 8 / 10 l/s (1, 2 ó 3 o más dormitorios)
  • Locales húmedos:
    • Mínimo por local: 6 / 7 / 8 l/s (1, 2 ó 3 o más dormitorios)
    • Mínimo en total: 12 / 24 /33 l/s (1, 2 ó 3 o más dormitorios)

Condiciones de Diseño:

  • El aire debe circular desde los locales secos a los húmedos. ¿Cómo conseguimos esto? se deberá de disponer aberturas de admisión de aire para las dependencias consideradas como locales secos y aberturas de extracción en los locales considerados como locales húmedos, consiguiendo así que el flujo de aire de ventilación cumpla con el requerimiento establecido.

Abertura de admisión:

  • Aireadores o aberturas fijas: la instalación debe realizarse a un mínimo de 1,80 metros del suelo, y la permeabilidad al aire tiene que cumplir con las exigencias de la normativa UNE EN 12207:2017 para una situación de abertura de clase 1.
  • Ventilación híbrida: las aberturas de admisión tienen que comunicarse directamente con el exterior.

Aberturas de extracción:

  • Deben conectarse conductos de extracción a una distancia de menos de 20 centímetros del techo y a una distancia mayor de 10 centímetros de cualquier rincón o esquina vertical.
  • El mismo conducto de extracción puede compartirse por aseos, baños, cocinas y trasteros.
  • Debe haber un sistema complementario de ventilación natural en cocinas, comedores, dormitorios y salas de estar. Lo más habitual es que el sistema para la ventilación mecánica de la vivienda de una vivienda sea un extractor de humos.
  • La cocina deberá contar con un sistema adicional de ventilación específico con extracción mecánica para los vapores y agentes contaminantes derivados del cocinado. Si el conducto se comparte con otros extractores, cada uno de estos debe mantener abierta la conexión con el conducto, únicamente cuando esté funcionando.
  • Las aberturas de ventilación que estén en contacto con el exterior, tanto de admisión como de extracción, deben evitar la entrada de agua de lluvia.

Aberturas de paso:

  • Las aberturas de paso deben ser aireadores u holguras entre las hojas de las puertas y el suelo.

Bocas de expulsión:

  • Las bocas de expulsión deben estar colocadas en la cubierta, guardando una separación de al menos 3 metros con cualquier elemento de entrada de ventilación y de los espacios donde pueda haber personas habitualmente.
  • Si la ventilación es híbrida, la boca de expulsión debe estar en la cubierta, a un mínimo de un metro de altura, y debe superar la altura de cualquier elemento que se encuentre a una distancia de entre 2 y 10 metros, 1,3 la altura de los elementos que estén a menos o igual de dos metros, y 2 metros en cubiertas transitables.

Conductos:

Todos los conductos, tanto los de admisión como los de extracción, deben estar libres de obstáculos, contar con un acabado que impida la entrada de suciedad y ser accesibles para el registro y la limpieza de los mismos cada 10 metros como máximo en todo su recorrido.

Conclusión

En definitiva, un hogar bien ventilado es sinónimo de salud, y desde el año 2007, el CTE cuenta con un epígrafe específico en el que recoge las exigencias de higiene y salud de las viviendas, donde hace hincapié en la importancia de contar con sistemas de ventilación y renovación del aire adecuados.

En Serviclima somos expertos en sistemas de ventilación para viviendas y edificios, y nos ponemos a tu disposición para instalar un sistema de ventilación que te permita controlar las condiciones interiores de tu hogar del modo más eficaz.

Con una elevada experiencia y conocimiento, contacta con nosotros y te ofreceremos la solución más adecuada en función de tus necesidades.

2560 1920 Serviclima